Fondos garantizados que replican índices o acciones

Cuando nos dirigimos a nuestra entidad de confianza para hacer una inversión, es posible que nos ofrezcan un fondo que nos garantiza la totalidad del capital invertido o la mayor parte del mismo y que se fijan como referencias índices o acciones.
Las frases mas comunes son: “invierta en bolsa sin perder”,”ahora que los tipos están bajos hay que buscar otras oportunidades”,”Ud. es muy conservador y esto que le ofrezco le dará probablemente mas que un plazo”,”Ud. puede invertir una parte que no vaya a necesitar”, etc.
En principio deberíamos conocer que nuestra inversión se realiza, por un lado en deuda o bonos del estado y en opciones. Se calcula el interés que proporciona la deuda o los bonos durante el plazo que sea mas conveniente para que con esos rendimientos la gestora pueda invertir en las opciones de forma mas o menos agresiva y cobrar sus comisiones.
En estos momentos en que los intereses de deuda y bonos están bajos, obliga a la gestora a alargar mas el plazo de recuperación del principal y unos hipotéticos rendimientos con relación a los suscritos en años anteriores.
Será muy conveniente ver las comisiones que nos cobran por el producto ya que normalmente no están vinculadas al éxito del fondo y si hay un ganador claro es la gestora que se asegura unos ingresos desde la puesta en marcha del producto.
Cuando nos dicen que obtendremos beneficios si sube la bolsa durante un plazo determinado hay que diferenciar, si es la media mensual que resta o suma al rendimiento final, si es la media del día a día hasta su vencimiento o se trata de una posición estática, es decir la referencia del día de inicio del fondo y la referencia del día que termina la garantía. Es común ver un fondo que replica al índice IBEX que cuando se pone en marcha marca una cifra de partida y al vencimiento puede haber subido pero absorbemos una rentabilidad inferior, recordemos que solo invertimos una parte en opciones y normalmente esa parte se fija en medias y no en posiciones estáticas.
Veamos un ejemplo que nos puede ayudar a ver si nos interesa tomar la decisión sobre el producto que nos ofrece la gestora de fondos, imaginemos un plazo de cuatro años y por los que va a conseguir de intereses del estado al 3% un total del 12%, las comisiones de la gestora son del 2% anuales un total del 8%, es decir les queda un 4% para invertir en opciones con el horizonte de 4 años. Si a este supuesto le alimentamos con una cifra de inversión de 10000 euros observamos que tienen 400 euros para invertir en opciones y que habremos pagado a la gestora 800 euros con un resultado incierto.
Hagamos la cuenta de la vieja, si nos interesa este tipo de producto mixto de deuda o bonos mas las opciones y lo hacemos nosotros, dispondríamos para invertir en opciones 1200 euros que corresponde al 3% de intereses que nos proporcionan los bonos o la deuda durante los cuatro años y si nos conformamos con invertir solo 400 euros que son los que invierte la gestora en opciones, disminuiríamos el plazo de forma clara.
Alguien pensará que al disminuir el plazo, la deuda o los bonos nos pueden jugar una mala pasada y estar por debajo de su valor inicial cuando la queramos recuperar anticipadamente, pero tengamos en cuenta que cuando disponemos anticipadamente de un fondo lo haremos por el valor liquidativo al que esté la deuda en ese momento y siempre que haya ventana de liquidez, porque de otra forma además nos cobrarían una comisión por cancelación anticipada, también llamada de disuasión, por no respetar el plazo establecido.
Podemos encontrarnos que también puede tener nuestra inversión inicial un valor de mercado superior al 100% y en este caso sería igual de favorable en ambos supuestos, cuando ponemos en mercado la deuda o los bonos antes de su vencimiento.
Todavía es peor cuando nos garantizan una cantidad menor al 100% porque jugamos con las variables comentadas anteriormente, agravadas con la no garantía de la totalidad del capital invertido y si nos interesa entrar en bolsa o en índices como tiene este producto, hay valores con rentabilidades por dividendos superiores al depósito a plazo fijo y que tiene un alto indice de fiabilidad y estabilidad. Sería mas conveniente hacer directamente la inversión en este tipo de valores por la diferencia que media el 100% del capital invertido y el capital que nos garantizan.

¿Que es el inmovilizado de una empresa?

El inmovilizado es una parte importante del activo de la empresa, lo podemos definir como el conjunto de activos no pensados para la especulación, alquiler o venta que sirven a la empresa para la consecución de sus resultados. Forma parte de la infraestructura necesaria para que la empresa funcione y está compuesto por elementos físicos y por elementos intangibles. Tiene una naturaleza real o financiera con unas miras que pueden superar en tiempo el ejercicio económico y los doce meses como mínimo.

Adquiere varios calificativos como:
-activo fijo, por su sentido de permanencia en las inversiones a largo plazo.
-activo no corriente, porque lo comprenden activos destinados a incidir por su estructura de forma duradera en las actividades de la empresa.

En el Plan General de Contabilidad está diseñado desde el grupo 2 y lo define en cuatro partes:
-Inmovilizado Material.
-Inmovilizado Inmaterial.
-Inmovilizado Financiero.
-Gastos de Imputación plurianual.

El Inmovilizado técnico Material funcional está integrado por elementos tangibles muebles o inmuebles que son propiedad de la empresa que tienen un sentido de permanencia en el balance superior a 12 meses, es decir, forman parte del aparato productivo de la empresa, se corresponde con terrenos, construcciones, edificios, maquinaria, elementos de transportes, herramientas, ordenadores, etc.
El inmovilizado material está tipificado en :
-Inmovilizado Material Terminado.
-Inmovilizado Material en curso, que representa a los activos materiales que están en proceso de obra, construcción o montaje y que en su momento se convertirán en inmovilizados materiales terminados.
Podemos clasificar también estos activo de la siguiente forma:
-Aquellos activos que realizan inversiones inmobiliarias que tienen como objetivo el arrendamiento o la venta en el ejercicio, que se corresponden con nuestra actividad de negocio, es decir que no forman parte del activo material funcional y deberán tenerse en cuenta a la hora de estudiar el balance de la empresa, ejemplarizamos estas inversiones fundamentalmente en terrenos, solares, edificios y construcciones.
-Aquellos activos materiales funcionales que no están destinados a la venta como actividad principal, si bien se convierten en liquidez a través del proceso de amortización y suelen financiarse con pasivos a largo plazo y fondos propios.
-Aquellos activos no corrientes que han sido funcionales para la empresa y por estrategia o necesidad debemos venderlos o decidimos dejar de utilizarlos(ejemplo un elemento de transporte) antes de la finalización de su vida útil, tienen la particularidad de que ya no podremos amortizarlos en el ejercicio y sí tendremos que hacer correcciones valorativas de dicho activo.

El Inmovilizado técnico Inmaterial está formado por elementos intangibles, carecen de presencia física, no se pueden tocar y son susceptibles de ser valorados, está representado por documentos que en ocasiones se inscriben en registros públicos( ejemplo: las patentes) y permanecen dentro del proceso productivo durante años y se espera que ayuden a la empresa a mejorar sus beneficios o rendimientos económicos del futuro.
Es un activo que se puede vender, ceder o entregar para su explotación arrendamiento o intercambio, tiene derechos legales y contractuales, puede ser adquirido a terceros o generado internamente.
Está representado por: la investigación, el desarrollo, las concesiones administrativas, las concesiones administrativas, la propiedad intelectual, el fondo de comercio, los derechos de traspaso, las aplicaciones informáticas, los anticipos para inmovilizaciones intangibles(ejemplo: una investigación en curso).
Estos activos se contabilizan en libros por el valor de adquisición y pueden tener una vida útil definida y por tanto son amortizables o tener una vida ilimitada y no podrán amortizarse pero sí son susceptibles de poder analizar su deterioro de valor anualmente y también se podrá revisar si su vida útil sigue siendo indefinida o ilimitada.

El inmovilizado financiero está constituido por bienes ajenos al proceso productivo, tienen un carácter financiero y permanente con una duración prevista por la empresa a largo plazo.
Lo componen fundamentalmente créditos concedidos a terceros, títulos de renta fija o variable adquiridos a otras empresas que pueden ser de grupo, asimiladas o de otra condición.
No debemos confundir con inversiones financieras temporales cuyo fin es mas especulativo y se fija en el corto plazo, es decir menos de doce meses.

Los gastos de proyección plurianual son aquellos gastos que se distribuyen en varios ejercicios como gastos de establecimiento, gastos a distribuir en varios ejercicios. También es denominado como gastos amortizables.

Impuestos en la transmisión de activos y personal entre empresas

Para dar solución a la transmisión entre empresas que desean transmitirse los activos y el personal, así como el local donde se desarrolla la actividad que también se cede en régimen de arrendamiento, acudimos a la consulta vinculante V1253-13 que nos define la sujeción de impuestos de dicha transmisión.
En esta consulta se dispone que no estarán sujetas al impuesto:
La transmisión de un conjunto de elementos corporales y, en su caso, incorporales que, formando parte del patrimonio empresarial o profesional del sujeto pasivo que constituyan una unidad económica autónoma capaz de desarrollar una actividad empresarial o profesional por sus propios medios, con independencia del régimen fiscal que a dicha transmisión le resulta de aplicación en el ámbito de otros tributos y del procedente conforme a lo dispuesto en el artículo 4, apartado 4 de la ley 37/1992 de 28 Diciembre, referida al Impuesto sobre el Valor Añadido.
La interpretación de los supuestos de no sujeción a que se refiere el artículo 7 apartado 1 de la ley 37/1992, debe realizarse de conformidad con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea(sentencias de 27 Noviembre 2003 y 10 Noviembre 2011. El Tribunal interpreta que la aportación no sujeta a una sociedad de una universalidad total o parcial de bienes debe entenderse en el sentido de que comprende la transmisión de un establecimiento mercantil o de una parte autónoma de una empresa, con elementos corporales y, en su caso, incorporales que conjuntamente, constituyen una empresa o una parte de empresa capaz de desarrollar una actividad económica autónoma, pero que no comprende la mera cesión de bienes, como la venta de existencias.

Descuento comercial

El descuento comercial es un instrumento de financiación a corto plazo que ayuda a conseguir un circulante al tenedor de un derecho por ventas efectuadas relacionadas con su actividad. La mecánica es que una entidad financiera adelanta el cobro por un crédito comercial no vencido que tiene su cliente y éste le cede el derecho de cobro que está documentado normalmente en una letra, un pagaré o una certificación, percibiendo unos intereses por la anticipación realizada hasta la fecha de cobro y unas comisiones por la gestión de presentación y cobro al vencimiento del documento. Se trata de una operación denominada “salvo buen fin” es decir que si el deudor no paga se genera una devolución que deberá satisfacer el acreedor a la entidad financiera, si bien la entidad financiera se reserva además el derecho de ir en contra del deudor o librado del documento en caso de que su cliente no responda al pago de la devolución del documento presentado en fecha y forma el día del vencimiento.

Los actores principales son:
-El proveedor del producto o servicio, también llamado acreedor o “librador”.
-El comprador del producto o servicio, también llamado deudor o “librado”.
-Cuando se inicia el descuento comercial a través de una entidad financiera autorizada(bancos, cajas de ahorros y financieras especializadas), aparece un tercer componente que se denomina “tenedor”. Esta figura nace como consecuencia de la cesión de cobro que hace el “librador” a la entidad financiera.
-El “cedente” es el cliente de la entidad financiera que a su vez es librador y tenedor del documento hasta que lo cede a la entidad financiera para su descuento comercial.

El descuento comercial se aplica sobre pagares, efectos comerciales y certificaciones:
-Las entidades financieras prefieren los pagares “a la orden” y tratan de desestimar los “no a la orden” porque pierden derechos de cobro en caso de impago por parte del “librado” que está dando el mensaje con la figura de “no a la orden” de que solo responderá del pago ante su proveedor y no ante terceros. Existen figuras de cesión mediante actas de notificación notariales, pero mejor no entrar en ellas.
-En cuanto a los efectos comerciales las entidades financieras prefieren que sean aceptados por el deudor y a ser posible que estén domiciliados para su cobro a vencimiento en bancos o cajas de ahorros. En la práctica también se da el descuento de efectos sin aceptar, siendo la entidad financiera la que presenta a la fecha de vencimiento la instrucción para que sea aceptado y domiciliado en alguna entidad bancaria o caja de ahorros para su cobro. Esto es muy excepcional y para clientes de elevada solvencia moral y económica, porque se pueden dar malas prácticas en su uso.
-Las certificaciones comerciales son otra oportunidad para adelantar el cobro y conseguir circulante antes del vencimiento, las mas aceptadas son las de Organismos Públicos(ministerios, comunidades autónomas, ayuntamientos, etc), donde la cesión de derechos a la entidad financiera se canaliza con la figura de “toma de razón”, donde el acreedor da una instrucción clara de endoso para que el cobro se realice en una entidad financiera de forma irrevocable y donde el organismo acepta y firma el documento de certificación su conformidad de pago en la citada entidad financiera.

Las líneas o límites que se determinan pueden ser globales o por operaciones determinadas y puntuales, también llamadas circunstanciales. Se pueden establecer para una variedad de librados o para algún librado en concreto. De cualquier forma estas operaciones vienen acompañadas de la firma de una “póliza de efectos” firmada ante notario que cubre el riesgo autorizado por la entidad financiera. La póliza sirve de garantía a la entidad financiera, no solo para asegurarse el buen fin de la operación comercial además en caso de impago al vencimiento del documento negociado el librador es responsable de la cesión de dicho documento y responde con sus bienes. También trata de evitar las figuras de mal uso como el llamado “papel colusión”(cuando se giran mutuamente el librador y el librado donde ambos se generan liquidez por el mismo o parecido importe y no tiene origen ninguna actividad comercial), “papel de favor”(donde existe un librado de complacencia para que el librador genere liquidez sin tener origen ninguna actividad comercial) y “papel pelota”(donde no existe conocimiento alguno por parte del librado y es ajeno a este tipo de operaciones).

A la hora de gestionar las condiciones de la negociación del descuento comercial se utilizan dos figuras:
-El denominado “forfait” que parte de un tipo de interés fijo para todos o partes de los tramos de 30-60-90-120-150-180 días, mas un fijo por operación o por efecto que hace la función de comisión.
-La otra figura es el descuento comercial ordinario donde los tramos de los intereses se ajustan por los plazos de hasta 30-60-90-120-150-180 días y se cobran comisiones en función de sus características del documento cedido, como por ejemplo papel aceptado o sin aceptar, etc.
Aunque en el comentario estoy utilizando hasta 180 días, las entidades financieras prefieren no pasar de los 90 días. Desean que este tipo crédito sea rápido y rotativo en el tiempo.
Dentro de la excepción existe el anticipo de recibos normalizados y domiciliados en el que a las comisiones indicadas y los intereses por el anticipo se une el cobro del timbre al igual que en los pagares negociados.
Conviene hacer un apartado a las devoluciones que se pueden producir en estas operaciones donde no solo provocan unas comisiones elevadas en el librador(cedente de la remesa), además provoca un índice de devoluciones que puede poner en peligro la continuidad de la línea de descuento comercial otorgada por la entidad financiera.

Planes de pensiones

Los planes de pensiones se pueden definir como un instrumento financiero de ahorro a largo plazo para cubrir una prestación de jubilación futura donde el inversor realiza aportaciones periódicas. Es un vehículo de ahorro inversión canalizado a través de un Fondo de Pensiones que está compuesto por una Entidad Gestora, una Entidad Depositaria y una Comisión de Control.

Los actores de un plan de pensiones son:
-El Promotor del plan que es la figura que crea, participa y desarrolla el Plan de Pensiones.
-Los Partícipes que son las personas físicas para las que se ha creado el Plan de Pensiones, hagan o no éstas las aportaciones.
-Los Beneficiarios del plan que son las personas físicas con derecho a recibir las prestaciones del Plan de Pensiones.

Las modalidades de los planes de pensiones son:
-Planes o Sistemas de Empleo, donde el Promotor es la empresa y los partícipes son los trabajadores de la misma, las aportaciones las hace fundamentalmente la empresa aunque los empleados también pueden realizar aportaciones a dicho plan. Las aportaciones realizadas por el Promotor tendrán un carácter irrevocable.
-Planes o Sistemas Asociados, donde los promotores de estos planes son asociaciones, sindicatos, gremios y colectivos y las aportaciones la realizan sus afiliados, miembros y asociados.
-Planes o Sistemas Individuales son aquellos que el inversor(persona física) contrata por cuenta propia con entidades financieras o gestoras independientes que son los promotores del plan. Estos planes pueden traspasarse entre diferentes entidades financieras o movilizarse a otro plan dentro de la misma entidad, por decisión unilateral del inversor sin perder ningún derecho económico y no tiene coste fiscal ni administrativo.

Las modalidades que tiene los planes de pensiones son:
-Planes de aportación definida, donde se conoce y queda determinada la aportación, pero no se puede dar cifra a la prestación final.
-Planes de prestación definida, donde se conoce y queda determinada la prestación a recibir, siendo en este caso la aportación variable al tener que ajustar el objetivo de la prestación final.
-Planes mixtos que combina las dos modalidades anteriores simultáneamente.
Los planes de empleo y planes asociados pueden ser de las tres modalidades indicadas, pero los planes individuales solo pueden ser de aportación definida.

La disposición del plan de pensiones se podrá hacer, cuando:
-Se jubile el partícipe, a la edad legal establecida por el Régimen General de la Seguridad Social. Cuando el partícipe, sea beneficiario de un Plan de Empleo y extinga su relación laboral y pase a situación legal de desempleo a consecuencia de un expediente de regulación de empleo aprobado por la autoridad laboral, no se tendrá en cuenta la edad.
-Por incapacidad total y permanente.
-Por dependencia severa o gran dependencia.
-En caso de fallecimiento del partícipe o beneficiario, se puede generar el derecho a prestación de viudedad u orfandad a favor de los herederos designados.
También se podrán realizar disposiciones cuando existan unas condiciones especiales como: desempleo prolongado, Enfermedad grave, desahucio de vivienda habitual y a partir del 2015 los planes creados nuevos se podrán rescatar una vez hayan transcurridos 10 años desde la primera aportación sin necesidad de vincularlos a ninguna situación especial.

Las formas de disposición de la prestación a la jubilación se puede hacer:
-En forma de capital, es decir rescatamos la totalidad del plan. En todas aquellas aportaciones realizadas hasta el 31 de Diciembre del 2006 obtendremos una reducción fiscal del 40%. Declaramos en renta como rendimientos netos del trabajo.
-En forma de renta, donde podemos constituir un seguro de rentas vitalicias o disposiciones periódicas temporales hasta que se acabe la posición de ahorro, además podemos diferir el cobro de estas rentas a momentos posteriores a la fecha de jubilación y el participe tributa por el importe recibido anualmente como rendimiento neto de trabajo.
-De forma mixta, que es un conjunto de las anteriores. Una buena solución sería recibir en forma de capital lo acumulado por nuestras aportaciones realizadas hasta el 31 de Diciembre del 2006 para beneficiarnos del 40% de la reducción fiscal y el resto en forma de renta.

En los planes de pensiones de empleo o asociado el partícipe no decide nada sobre el como, el que y el cuando, pero para contratar un plan de pensiones individual deberemos tener en cuenta que los argumentos habituales de dudas en el cobro futuro de las pensiones no está tan claro como lo pintan y no es causa suficiente para contratar un plan de pensiones. Veamos las posibilidades y sensibilidades que tiene el producto para tomar la decisión mas adecuada:

En primer lugar tenemos que tener en cuenta la fiscabilidad del producto, cuanto mayor sea nuestra renta anual más nos interesa. Si nuestra posición se encuentra en niveles de cobro de pensión máxima, sin duda este es nuestro producto porque el efecto en nuestra declaración de renta es inmediato y perceptible, si nos encontramos con una base imponible baja, sería mejor pensar en otros productos(los fondos de inversión tienen la misma filosofía que la de los planes de pensiones, pero en el rescate y en las sucesiones los beneficios finales pueden ser mas favorables para el ahorrador).
Como he comentado anteriormente estamos hablando de una tributación diferida, por lo que si la base es baja y recibimos un beneficio fiscal escaso o ni siquiera tenemos este beneficio cuando hacemos la declaración de IRPF(hay que tener en cuenta que al recibir la prestación aumentaremos la base imponible como rendimiento neto de trabajo), sin querer nos habremos podido perjudicar.
En resumen cuanto mas alta sean las rentas actuales del participe será mas conveniente la contratación de un plan de pensiones pero si nuestras rentas declaradas no son elevadas, mejor estudiar otros productos alternativos para nuestro futuro, como los fondos de inversión que tiene la misma filosofía de ahorro que un plan de pensiones.
Los detractores mas acérrimos a este producto por los problemas de liquidez que presenta, no tienen mas remedio que reconocer que para las rentas altas son interesantes. El dinero que se paga en el IRPF no se recupera nunca y escapa de nuestro control, pero con un plan de pensiones no solo diferimos el pago del IRPF, es que seguramente cotizaremos a bases menores en el futuro por tener menos ingresos que estando en activo y además obtendremos unos posibles rendimientos adicionales a nuestras aportaciones por la inversión cuando cobremos la prestación.

Este ahorro está pensado para el largo plazo, por lo que será conveniente que lo dedicado al plan de pensiones no debe presionar a nuestra economía y debemos de procurar una cifra que previsiblemente no vayamos a necesitar en un futuro. Hemos visto que uno de los inconvenientes del producto es la falta de liquidez y su disposición anticipada está sujeta a condicionamientos excepcionales. Al hablar de ahorro a largo plazo, podemos deducir que para el ahorrador que está próximo a la jubilación este producto no es muy conveniente salvo por algún hecho muy puntual, como una plusvalía generada, un ingreso extraordinario no previsto o cualquier otra causa que por motivos fiscales del ejercicio, le interese diferir el pago en mejores condiciones.

Los planes pueden ser de renta fija, renta variable, mixtos y monetarios. Recordemos que es un ahorro a largo plazo y en estos productos los ingresos obtenidos por esta vía se vuelven a reinvertir, pudiendo superar las aportaciones realizadas. En función del riesgo que el participe quiera asumir y sobre todo la edad de contratación debe marcar el camino de la inversión. Estamos hablando de un componente de rentabilidad futura y será conveniente ajustarlo al perfil mas adecuado. Algunos detractores del producto dicen que tiene una baja rentabilidad y aconsejan productos alternativos, no debemos dejarnos engañar porque no dicen, que la filosofía de los planes de pensiones es la misma que la de los fondos de inversión, simplemente hay que ajustar el plan adecuado a nuestra forma de pensar(¿quiero mas o menos riesgo?. Si se contrata a muy largo plazo será conveniente meter un poco de picante en la inversión y cuanto menos tiempo falte para la jubilación pues se deberá amarrar mas en el riesgo que se debe asumir, recordemos que podemos cambiar de plan sin ninguna penalización en cualquier momento.

Las aportaciones a los planes pueden ser periódicas, únicas(extraordinarias) o mixtas es decir un componente de las dos anteriores.
Para obtener una mejor rentabilidad o al menos tenerla mas compensada en momentos de bonanza, convienen las periódicas ya que cogen la rentabilidad media del ejercicio. Si por contra en esta situación, hacemos solo aportaciones extraordinarias a final de año, habremos perdido la oportunidad del beneficio que nos hayan generado los meses anteriores.
Si el momento no es de bonanza o es muy incierto, evidentemente nos interesa una aportación extraordinaria a final de ejercicio o cuando proceda dentro del mismo, porque en esta variable no jugamos solo con la rentabilidad además jugamos con la variable mas importante, la tranquilidad.
Las características de ahorro que puede asumir cada uno también marcan si nos conviene el mes a mes o una vez al año, por ejemplo en las pagas. Irá en función de la capacidad de cada cual.
Es conveniente indicar que el plan lo podemos parar y reiniciar, cambiar la forma de las aportaciones en cuotas periódicas mensuales, trimestrales, semestrales y anuales y pasar a extraordinarias, en cualquier momento sin penalizaciones.

Conviene saber las comisiones de gestión y depositaria y aunque están topadas a un máximo podemos compararlas con otras entidades, pero debemos tener en cuenta que el producto deseado tiene la misma filosofía de inversión. Este detalle para operaciones a largo plazo es importante ya que nos resta o suma en la rentabilidad final. También hay que ver la eficacia del gestor que aunque nos presente resultados pasados si compara con otras entidades promotoras. Cuando haya buenos resultados de la promotora y además tenga comisiones competitivas, habremos encontrado lo mejor para nuestra inversión. Conviene conocer que en caso de insolvencia de la entidad que gestiona el plan o el grupo financiero al que pertenece la citada gestora, el partícipe ahorrador sigue siendo el titular de los activos pero no tienen liquidez hasta el momento de la jubilación o en los casos excepcionales comentados anteriormente. Los detractores se empeñan en decir que los planes de pensiones tienen mas comisiones que otros productos de ahorro y esto es verdad si hablamos de depósitos de plazo pero si comparamos con fondos de inversión no se ajustan a la verdad ya que según el grado de riesgo que gestionan estos fondos de inversión las comisiones son mas elevadas que la de los planes de pensiones.

Nos suelen decir con frecuencia y es verdad que el plan de pensiones no computa en el impuesto de sucesiones, pero se olvidan informar con la misma frecuencia que los herederos sí tributan por IRPF a su tipo marginal. Aquí los detractores del producto tienen razón cuando lo comparan con un fondo de inversión y añaden que en algunas comunidades autonómicas tienen exenciones importantes en el impuesto de sucesiones para cónyuges e hijos. Estamos hablando de un hecho impredecible pero si podemos hacer alguna reflexión, por ejemplo:
-Una persona que carece de herederos puede estar mas acertado si al jubilarse se decide por una renta periódica vitalicia.
-Una persona con cónyuge sin hijos, puede estar mas acertado si se decanta por la renta periódica o la renta mixta. Recordamos que a la muerte del participe o beneficiario, se puede generar un derecho de prestación por viudedad que tributará por la prestación recibida en cada ejercicio en IRPF como renta neta de trabajo, difiriendo el pago del impuesto en las siguientes anualidades.
-Una persona con cónyuge e hijos, tiene que valorar las tres opciones, la de disposición del capital, la disposición mixta o la disposición periódica. Si el capital acumulado del plan es elevado, tal vez la disposición periódica no sea la mas adecuada a primera vista. Si tenemos un plan con cifras acumuladas anteriores al 31 de Diciembre del 2006, tenemos derecho a una reducción fiscal del 40% de todas las aportaciones realizadas mas los rendimientos obtenidos hasta esa fecha, la disposición mixta puede ser la mas interesante si elegimos capital de la inversión acumulada hasta el 31 de Diciembre del 2006 y a partir del siguiente ejercicio estableceremos disposiciones parciales hasta la finalización del ahorro acumulado, adaptando las disposiciones a los ingresos previstos anualmente. Solo puede beneficiarse de la reducción mencionada del 40% para la cantidad acumulada el partícipe-beneficiario y no sirve para los herederos.