Archivos de la categoría relaciones bancarias

Hablemos del Factoring

El factoring es una alternativa de financiación para las empresas. Permite como veremos a continuación obtener una mayor información de los clientes y nos ayuda en la gestión de cobro y administración de facturas, incluso en algunos casos(factoring sin recurso) le sirve al cedente de garantía en los cobros. El factoring puede tener carácter nacional que cubre las ventas en el país del cedente o puede ser factoring de exportación que cubre las ventas de la empresa cedente en el exterior que son mas difíciles de gestionar y al igual que para el mercado interior se pueden eliminar riesgos y proporcionar las mismas ventajas.
Los créditos que son objeto de la cesión están instrumentados en operaciones corrientes de la empresa que se han producido por la venta de productos o servicios que presta a terceros y estas operaciones son susceptibles de transferirlas a un tercero.
Este instrumento de financiación a corto plazo es una cesión de crédito a cobrar por la empresa a favor de una entidad financiera. Se formaliza mediante un contrato en el que se detalla la cobranza futura de los créditos y facturas existentes de un cliente determinado y son cedidas a la empresa financiera, también llamada «factor». En la relación contractual vemos que se exige la exclusividad del cliente que se cede al factor, es decir, ese cliente no puede cederse a otros factores distintos, de tal forma que las facturas del citado cliente deberían ser entregadas en su totalidad al mismo factor. Es lógico sobre todo si pensamos en que nos financien mediante crédito o descuento que la entidad se asegure el cobro a través de su mediación.
El inconveniente mayor es que tienen un coste financiero mas alto que otros instrumentos de financiación.

Los actores en una operación de factoring son:
a)El «cedente» de las facturas que contrata el servicio de factoring.
b)El «factor» que es la compañía de factoring que adquiere las facturas para la gestión de cobro o en su caso la financiación del cedente.
c)Los «clientes» de la empresa cedente que están obligadas al pago de las facturas al factor o al cedente, según se haya indicado en el contrato.

Los servicios que se pueden contratar con el factor son:
a)La gestión de cobro de los créditos y facturas comerciales, es muy interesante si el cliente del cedente está radicado en el extranjero. Esta figura se hace en ocasiones en exclusiva al factor a cambio de una comisión y corresponde a los créditos concedidos por el cedente a sus clientes.
b)La financiación de las facturas:
– mediante el «sistema de cuenta» que es similar a una póliza de crédito en cuenta corriente y el factor anticipa un límite que se va amortizando con el cobro de las facturas y paga por el dispuesto.
– mediante el «sistema de descuento», donde los intereses y comisiones se cobran por anticipado desde el día de la cesión de la factura hasta su vencimiento, similar a la negociación de descuento bancario.
c)La administración y control de las facturas cedidas que nos puede facilitar una información precisa y nos debe ayudar a llevar una gestión mas actualizada. Nos deben indicar además las gestiones y acciones llevadas a cabo para el cobro de impagados.
d)La cobertura de riesgo de impago que denominamos factoring sin recurso.
e)La clasificación de riesgo, asignándoles un límite, que otorga el factor a los clientes del cedente.
f)Puede asumir el riesgo de cambio si la factura es en moneda extranjera.

Las modalidades mas comunes son:
a)El factoring sin recurso, donde el factor se hace cargo del riesgo del 100% del crédito por una insolvencia judicial del deudor, con existencia de concurso de acreedores y en este caso no puede proceder en contra del cedente en caso de impago del crédito o factura. Conviene hacer una salvedad, la empresa cedente se puede encontrar con la negativa por parte de su cliente a que por contrato no acepta la cesión de créditos a un tercero. Para estas operaciones el factor tiene muy en cuenta la calidad del cliente pagador, donde le fija un límite de riesgo. Suelen aceptar estas operaciones para clientes muy bien considerados en el sistema y reclaman la exclusividad de ese cliente. Las operaciones son a corto plazo(no mas de 180 días) y no gustan las que proceden de mercancías perecederas y mas si su origen es un factoring de exportación.
b)El factoring con recurso, donde el factor no asume el riesgo de insolvencia del cliente del cedente, si bien tiene la obligación de reclamar la deuda según el tiempo fijado en el contrato para estos casos. En caso de no haber cobrado la deuda, el factor devolverá las facturas al cedente y recuperará si hubiera existido, la cantidad anticipada(similar a la negociación de efectos al descuento con una entidad bancaria).
c)El factoring con notificación, donde el cedente(también lo puede hacer el factor) notifican al deudor la cesión del crédito, de modo que una vez notificado el deudor quedará obligado con el nuevo acreedor, en este caso el factor. De esta forma el deudor no podrá realizar ningún pago por el crédito o factura que le hubieran indicado en la notificación a otra figura que no sea el factor.
d)El factoring sin notificación, donde el deudor no tiene conocimiento de la transmisión de deuda al no ser notificado y realizará el pago directamente al cedente, quedando en este caso el cedente obligado ante el factor.

El factor realiza el pago a la empresa cedente según se haya contratado y estas modalidades de cobro son:
a)Con pago al cobro, es decir cuando el factor recibe el importe de los clientes del cedente.
b)Con pago al cobro con fecha límite, en este caso el factor paga a medida que las va cobrando y antes de una fecha límite fijada en contrato.
c)Con pago a fecha fija,donde el factor abona las facturas en vencimientos pactados con independencia de que estén o no cobradas las facturas, aunque el factor no asume el riesgo de impago y en caso de devolución la repercute al cedente.
d)Con pago anticipado, donde el factor abona el importe de las facturas al cedente descontando un interés y comisiones por anticiparlas. Esta es una opción de financiación de la empresa.

La contabilización de un factoring con recurso es muy similar al que damos en el tratamiento de efectos descontados, veamos:
a)Por la reclasificación de los créditos a clientes cedidos a la empresa de factoring, haremos.
Debe: Clientes, operaciones de factoring.
Haber: Clientes.
b)Por la contabilización de la financiación, haremos:
Debe:
Bancos e instituciones de crédito c/c vista.
Intereses por descuento de efectos y operaciones de factoring.
Servicios bancarios.(comisiones).
Haber: Deudas por operaciones de factoring.
c)Al vencimiento de la operación, haremos:
Debe: Deudas por operaciones de factoring.
Haber: Clientes, operaciones de factoring.

En resumen con el factoring podemos:
Ampliar nuestra capacidad de financiación.
Mejorar nuestro ratio de endeudamiento y circulante, eliminando las cuentas a cobrar.
Nos evitamos el riesgo de fallidos por insolvencia con el factoring sin recurso, bajándonos el indice de morosidad.
Nos ayuda a mejorar el control contable administrativo de las facturas cedidas.
Nos ayuda en las gestiones de recobro por impagados.
Nos ayuda a mejorar la eficiencia en el cobro de las facturas y créditos. Esta externalización de cobro de facturas nos permite utilizar a nuestro personal en otras actividades.
Nos da una información de la capacidad de pago que pueden tener nuestros clientes al establecernos un límite de asunción de riesgos, esta investigación de solvencia puede ayudarnos a tomar decisiones.

Hablemos del leasing inmobiliario

Si nuestro negocio o empresa tiene capacidad de asumir riesgos para mejorar y crecer. El tener en propiedad en presente o futuro la fábrica o la oficina por ejemplo, al autónomo y a los accionistas les da una tranquilidad y satisfacción de haber conseguido parte de sus objetivos en lo relacionado a la solvencia.
El leasing inmobiliario presenta para este tipo de operaciones unas ventajas que vamos a detallar a continuación:
En primer lugar la amortización rápida, estas operaciones se realizan con un mínimo de plazo de 10 años y un máximo de 15 años. Normalmente los inmuebles indicados anteriormente, como una fábrica o una oficina tiene una amortización mas extensa en años según tablas. Hay que decir que el bien se inscribe en principio a nombre de la entidad que nos facilita la operación y solo hasta el último pago residual no pasará a nombre del autónomo o la empresa.
Los pagos del IVA se extienden al número de las cuotas definidas, con lo que podemos periodificar las compensaciones del impuesto a lo largo del tiempo. Debemos señalar que no caben amortizaciones parciales.
Los intereses son deducibles como gastos financieros, al igual que en los préstamos hipotecarios.
La financiación del bien pueden conseguirla por el 100% del valor, sin contar el IVA.
Estos inmuebles se pueden alquilar en un futuro sin ningún problema. También se pueden transmitir a un tercero.Está sujeto al pago de Actos jurídicos Documentados y exento de pago de IVA en la segunda transmisión, a menos que renuncie al pago del AJD.
Las cuotas generalmente son lineales pero también pueden ser crecientes, decrecientes, etc.
Si nuestra decisión encaja mas en la idea de una hipoteca sobre el bien nos encontraremos que las entidades bancarias nos prestarán entorno al 60% del bien, sin el IVA. El pago de este IVA lo tendremos que realizar al momento lo que nos drenará parte importante de nuestra tesorería. Las amortizaciones deberemos ajustarlas a tabla. Los gastos de formalización, como Registro, Notario, son similares a los del leasing inmobiliario. Tiene una mayor flexibilidad en amortizaciones anticipadas(recordemos que en el leasing no son posibles).

Documentación necesaria para solicitar riesgos bancarios

Cuando vamos a solicitar un préstamo, un leasing, un crédito, un aval o queremos que nos establezcan un límite para negociar descuento de papel solemos retrasar la decisión por no llevar la documentación necesaria a la entidad bancaria.
En este contenido hay que distinguir si somos trabajadores por cuenta ajena, autónomos o socios de una mercantil. Si tenemos una Comunidad de Bienes o una Sociedad Civil, debemos atenernos a la documentación necesaria como si fuéramos autónomos.
En primer lugar es conveniente hacer una solicitud de lo que necesitamos por escrito, detallando el importe y plazo. Hay entidades bancarias que para las operaciones solicitadas tienen un modelo, pero no está demás entregar el nuestro.
Las personas físicas que trabajen por cuenta ajena deberán entregar las últimas nominas(normalmente tres) y la última declaración de la renta. Para demostrar la fincabilidad si es que la tuvieran entregarán una nota simple del registro de la propiedad actualizada y el último recibo del IBI, si alguna de las fincas o viviendas que se presentan tienen hipoteca, entregarán los tres últimos recibos. En caso de que el solicitante tenga alguna operación de préstamo con otra entidad, acompañará a la solicitud los tres últimos recibos de ese o esos préstamos.
Si el solicitante es autónomo, deberá presentar los resúmenes anuales del IVA e IRPF, así como la última declaración de renta, es conveniente que si ha pagado dentro del año algún IVA o IRPF trimestral lo acompañe y los certificados de estar al corriente de pago en la Seguridad Social y Hacienda. Para demostrar su solvencia económica en cuanto a fincabilidad, deberá llevar las notas simples actualizadas del registro de la propiedad y el último IBI, si estas fincas tienen hipotecas acompañará a la documentación los últimos tres recibos del préstamo, si tuviera otros préstamos de carácter personal, acompañará igualmente los últimos tres recibos, si tuviera un límite de crédito en otra entidad adjuntará la copia de la póliza de dicho préstamo, si tiene en otra entidad un límite establecido de negociación de efectos, deberá comunicarlo cuando detalle los riesgos globales con entidades bancarias, si el límite que tiene establecido coincide con la póliza de negociación de efectos, deberá acompañarla.
Si el solicitante es una sociedad, habrá que tener en cuenta el poderío de la misma, tanto por la solvencia global, como por la capacidad de generar beneficios, pero por lo general van a solicitar una garantía de los socios.
En principio la sociedad deberá entregar los resúmenes anuales de IVA y de IRPF, así como el Impuesto de Sociedades. Si la empresa hace ventas y/o compras intracomunitarias, deberá acompañar el documento correspondiente, de tal forma que esas operaciones intracomunitarias mas el IVA anual coincida con los datos de venta indicados en el Impuesto de Sociedades.
Será conveniente llevar un certificado de Hacienda y de la Seguridad Social de estar al corriente de pago. Igualmente acompañar al resumen de riesgos bancarios las pólizas de préstamos, créditos, leasing, avales, etc.
Si la empresa tiene propiedades, acompañará las notas simples del registro de la propiedad actualizadas y los IBI correspondientes, si tienen cargas hipotecarias, se adjuntan los tres últimos recibos.
En caso de que la empresa no tenga la suficiente solvencia por que está comenzando o porque no termina de avanzar con fuerza o porque la entidad bancaria entienda que lo solicitado excede de la solvencia de la empresa, lo normal es que nos soliciten la garantía de los socios y en este apartado habrá que ir a los párrafos anteriores para personas físicas, donde nos solicitarán además que firmen en las pólizas los cónyuges de los socios aunque tengan separación de bienes.
En resumen todos y cada uno de los intervinientes en la operación deberá mostrar la documentación requerida. Esta de moda para nuevos clientes que estos muestren el movimiento bancario de los seis últimos meses con las entidades que trabajen.
El solicitante debe tener claro que la documentación es necesaria para las entidades bancarias, no solo para conocer la solvencia del solicitante es que deben tenerla por imperativo legal. Posiblemente entregamos mas información que riegos nos conceden pero hagamos dos reflexiónes:
a) si no confiamos en nuestro negocio y en nuestra capacidad de pago,¿por que va a confiar el banco?.
b) si estoy en una posición de poderío, con solvencia y generación de beneficios y no me interesa disminuir la liquidez de mi negocio y tengo posibilidades de crecer, la entidad bancaria está para apoyarme.
Observarán que no he incorporado en las personas físicas el Impuesto sobre el Patrimonio, es evidente que si están obligados a presentarlo deberán entregar copia a la entidad.

¿Elegimos un leasing o un préstamo?

Cuando necesitamos hacer una inversión en una máquina, un vehículo industrial, etc. siempre nos queda la duda de cual es la mejor opción. En función de los intereses del vendedor del producto y entidades financieras, nos marcarán las bondades de las vías que mas les interesan habitualmente.
Vamos ha evitar hablar en esta ocasión del Leasing Inmobiliario por ser menos habitual y porque guarda mas complejidades de las que nos muestran en principio los bancos, cuando las comparan con los préstamos hipotecarios, sobre todo a la hora de amortizaciones anticipadas que no se pueden hacer hasta no haber consumido un plazo de 10 años, a la hora de la escritura final a favor del pagador de las cuotas, tiene unos gastos muy elevados y normalmente no explicados en la firma inicial.
Hablemos de amortizaciones:
En el leasing está permitida la amortización mínima de dos años. Esta opción es muy interesante para una empresa que genera beneficios ya que el producto nos permite hacer una amortización acelerada, de otro modo lo que se consigue es un crédito fiscal para el futuro, de modo que si mis beneficios esperados en el corto plazo no van a ser muy buenos, habrá que plantearse si es interesante aplicar la amortización máxima acelerada o la podemos extender en el tiempo. Si ajustamos la amortización al plazo permitido en tablas, estaremos en la misma situación que un préstamo.
En el préstamo la amortización de nuestra inversión ya viene fijada por las tablas y debemos ajustarnos a éstas sin otra opción. Sería conveniente ajustar el plazo del préstamo al del periodo de amortización permitida.
Hablemos del IVA:
Cuando hacemos una compra debemos pagar de forma inmediata el IVA, si nuestra empresa genera IVA suficiente para absorber este impacto inicial, bien en el trimestre(lo mas recomendable) o a lo largo del ejercicio, aunque nos haya privado de parte de liquidez mientras recuperamos, puede ser interesante. Si por contra tenemos que adelantar IVA para regularizar nuestra inversión en varios ejercicios, este no es un buen camino a seguir. En el préstamo pagamos el impuesto en la compra del bien de forma inmediata.
Hay empresas que por su actividad no pueden deducirse IVA, con lo que se encontraran con un desembolso inicial que les disminuye la liquidez por este pago si pagan el IVA de su tesorería, si lo financien con el préstamo habrán que de tener en cuenta que este IVA que financian le cuesta mas intereses a pagar por el total de la operación de préstamo.
El pago de IVA en el leasing se repercute en cada cuota, de tal forma que lo compensa periódicamente y si la empresa inversora no se puede deducir del IVA lo paga en cuotas alargadas en el tiempo y le drenan una menor tesorería. En esta caso no puede pedir mas importe al banco o la financiera que el del bien financiada a diferencia del préstamo.
Hablemos de flexibilidad:
El préstamo tiene plazos mas flexibles para la amortización del mismo, para cancelaciones parciales, pagos anticipados del bien a comprar, sistemas de amortización.
El leasing mas común es de un numero de cuotas del mismo importe con una última de valor residual que la facturan sin IVA.
Hablemos de responsabilidades:
Si no se pagan las cuotas, la entidad financiera le seguirá reclamando su importe aunque no utilice el bien, esta deuda no desaparece con la entrega del mismo es similar al impago de cuotas de un préstamo. Imaginemos un siniestro total del bien, hay que seguir pagando en ambos casos y si lo tenemos asegurado podemos recuperar algún importe que nos permita aliviar las cuotas, en el préstamo haciendo una amortización anticipada en el leasing la dificultad de esta acción es mas clara.
Las reparaciones, los seguros, etc. son por cuenta del pagador de las cuotas en ambos casos.
Hablemos de intereses:
Los préstamos suelen tener mejores ofertas, sobre todo en los de corto y medio plazo, pero a igual plazo e interés, lo que pagamos al final es similar en préstamo y leasing.
Cuando vamos a realizar la inversión podemos no financiar el 100% del mismo, mediante un préstamo el bien siempre estará a nuestro nombre y puede mejorar nuestra posición en balance, si tenemos la tentación de no financiar la totalidad por leasing, el bien no será nuestro hasta el pago de la cuota residual por lo que no veo atractivo en principio esta opción, salvo por un tema puntual de IVA en las amortizaciones esta figura marca cierta complejidad que nos puede dar algún disgusto si no están bien aplicadas.
Podemos resumir que el préstamo es mas flexible pero tiene una fiscalidad menos atractiva por lo general y el Leasing normalmente tendrá una rentabilidad financiera fiscal mas atractiva pero está mas encorsetado y es menos flexible.

Financiación bancaria

Nos encontramos con el dilema de solicitar un préstamo o una cuenta de crédito al banco y normalmente la entidad nos ofrecerá un préstamo, aunque no sea lo mas conveniente para nuestros intereses.
Para tener las ideas claras de lo que necesitamos, veamos algunos planteamientos sobre el efectivo que solicitaremos:

1) La realización de una inversión en inmovilizado material por ejemplo, una máquina, en este caso no hay que dudar, siempre pediremos un préstamo(también nos pueden ofrecer un leasing pero las características de este producto las veremos en otra ocasión). Será conveniente que el plazo solicitado esté conforme a nuestra generación de fondos y si fuera posible ajustarlo a los periodos permitidos de amortización.
Si la inversión que deseo hacer, es de tipo financiero y mi negocio o empresa, genera beneficios recurrentes y no quiero desprenderme de parte de mi tesorería así como ampliar mi círculo de negocio, también es acertado solicitar un préstamo, a ser posible buscar un plazo entre tres y cinco años y tratar de negociar la comisión de cancelación anticipada por si la inversión inicial la recuperara en un tiempo inferior al previsto por el efecto del beneficio generado.
2) Para el acopio de mercancías, es mas interesante solicitar una cuenta de crédito porque según vamos vendiendo nuestro producto, iremos amortizando el límite de crédito y pagaremos menos intereses que mejorarán nuestro margen. Estas operaciones tienen unos plazos normalmente de un año y suelen permitirse hasta tres renovaciones.
3) Si observamos que tenemos una diferencia entre los plazos de pagos a nuestros proveedores y cobros de nuestros clientes, también es mejor opción la de cuenta de crédito, siempre y cuando estas diferencias entre pagos y cobros, no sean permanentes en el tiempo porque nos podemos encontrar que no vamos tener saldo cero en el vencimiento que finaliza la póliza para su liquidación, salvo que nuestro margen de beneficio sea muy amplio y nos permita tener un colchón suficiente para amortizar sin sorpresas y no vernos obligados a convertir esa cuenta de crédito en un préstamo que generará desconfianza a la entidad bancaria y nos forzará a un pago de mayores intereses. Este tipo de operación bien gestionado nos permite una mejora en muestro margen ya que pagamos como he indicado anteriormente por lo que disponemos.
Esta financiación que hacemos a nuestros clientes estará claramente destinada para aquellos que son de total confianza y que no adelantan ningún instrumento de pago(pagares a la orden, efectos comerciales aceptados) a la firma del pedido, incluso a la entrega del mismo. La acción nos obliga a que adelantemos el pago de acopio de material y seguramente los gastos de transformación, por lo que nuestro riesgo es muy elevado y solo compensable si la garantía del cliente es óptima y nuestro margen muy razonable.

La disciplina en la utilización real de la operación solicitada nos puede permitir mejorar nuestro margen de beneficio sobre recursos propios, pero el uso no apropiado que difiere de nuestro planeamiento inicial puede darnos quebraderos de cabeza y no reflejará si acertamos con la petición de la financiación bancaria, porque la opción a nuestro problema pudiera haber sido una aportación de capital.