¿Elegimos un leasing o un préstamo?

Cuando necesitamos hacer una inversión en una máquina, un vehículo industrial, etc. siempre nos queda la duda de cual es la mejor opción. En función de los intereses del vendedor del producto y entidades financieras, nos marcarán las bondades de las vías que mas les interesan habitualmente.
Vamos ha evitar hablar en esta ocasión del Leasing Inmobiliario por ser menos habitual y porque guarda mas complejidades de las que nos muestran en principio los bancos, cuando las comparan con los préstamos hipotecarios, sobre todo a la hora de amortizaciones anticipadas que no se pueden hacer hasta no haber consumido un plazo de 10 años, a la hora de la escritura final a favor del pagador de las cuotas, tiene unos gastos muy elevados y normalmente no explicados en la firma inicial.
Hablemos de amortizaciones:
En el leasing está permitida la amortización mínima de dos años. Esta opción es muy interesante para una empresa que genera beneficios ya que el producto nos permite hacer una amortización acelerada, de otro modo lo que se consigue es un crédito fiscal para el futuro, de modo que si mis beneficios esperados en el corto plazo no van a ser muy buenos, habrá que plantearse si es interesante aplicar la amortización máxima acelerada o la podemos extender en el tiempo. Si ajustamos la amortización al plazo permitido en tablas, estaremos en la misma situación que un préstamo.
En el préstamo la amortización de nuestra inversión ya viene fijada por las tablas y debemos ajustarnos a éstas sin otra opción. Sería conveniente ajustar el plazo del préstamo al del periodo de amortización permitida.
Hablemos del IVA:
Cuando hacemos una compra debemos pagar de forma inmediata el IVA, si nuestra empresa genera IVA suficiente para absorber este impacto inicial, bien en el trimestre(lo mas recomendable) o a lo largo del ejercicio, aunque nos haya privado de parte de liquidez mientras recuperamos, puede ser interesante. Si por contra tenemos que adelantar IVA para regularizar nuestra inversión en varios ejercicios, este no es un buen camino a seguir. En el préstamo pagamos el impuesto en la compra del bien de forma inmediata.
Hay empresas que por su actividad no pueden deducirse IVA, con lo que se encontraran con un desembolso inicial que les disminuye la liquidez por este pago si pagan el IVA de su tesorería, si lo financien con el préstamo habrán que de tener en cuenta que este IVA que financian le cuesta mas intereses a pagar por el total de la operación de préstamo.
El pago de IVA en el leasing se repercute en cada cuota, de tal forma que lo compensa periódicamente y si la empresa inversora no se puede deducir del IVA lo paga en cuotas alargadas en el tiempo y le drenan una menor tesorería. En esta caso no puede pedir mas importe al banco o la financiera que el del bien financiada a diferencia del préstamo.
Hablemos de flexibilidad:
El préstamo tiene plazos mas flexibles para la amortización del mismo, para cancelaciones parciales, pagos anticipados del bien a comprar, sistemas de amortización.
El leasing mas común es de un numero de cuotas del mismo importe con una última de valor residual que la facturan sin IVA.
Hablemos de responsabilidades:
Si no se pagan las cuotas, la entidad financiera le seguirá reclamando su importe aunque no utilice el bien, esta deuda no desaparece con la entrega del mismo es similar al impago de cuotas de un préstamo. Imaginemos un siniestro total del bien, hay que seguir pagando en ambos casos y si lo tenemos asegurado podemos recuperar algún importe que nos permita aliviar las cuotas, en el préstamo haciendo una amortización anticipada en el leasing la dificultad de esta acción es mas clara.
Las reparaciones, los seguros, etc. son por cuenta del pagador de las cuotas en ambos casos.
Hablemos de intereses:
Los préstamos suelen tener mejores ofertas, sobre todo en los de corto y medio plazo, pero a igual plazo e interés, lo que pagamos al final es similar en préstamo y leasing.
Cuando vamos a realizar la inversión podemos no financiar el 100% del mismo, mediante un préstamo el bien siempre estará a nuestro nombre y puede mejorar nuestra posición en balance, si tenemos la tentación de no financiar la totalidad por leasing, el bien no será nuestro hasta el pago de la cuota residual por lo que no veo atractivo en principio esta opción, salvo por un tema puntual de IVA en las amortizaciones esta figura marca cierta complejidad que nos puede dar algún disgusto si no están bien aplicadas.
Podemos resumir que el préstamo es mas flexible pero tiene una fiscalidad menos atractiva por lo general y el Leasing normalmente tendrá una rentabilidad financiera fiscal mas atractiva pero está mas encorsetado y es menos flexible.

Un pensamiento sobre “¿Elegimos un leasing o un préstamo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>