Financiación bancaria

Nos encontramos con el dilema de solicitar un préstamo o una cuenta de crédito al banco y normalmente la entidad nos ofrecerá un préstamo, aunque no sea lo mas conveniente para nuestros intereses.
Para tener las ideas claras de lo que necesitamos, veamos algunos planteamientos sobre el efectivo que solicitaremos:

1) La realización de una inversión en inmovilizado material por ejemplo, una máquina, en este caso no hay que dudar, siempre pediremos un préstamo(también nos pueden ofrecer un leasing pero las características de este producto las veremos en otra ocasión). Será conveniente que el plazo solicitado esté conforme a nuestra generación de fondos y si fuera posible ajustarlo a los periodos permitidos de amortización.
Si la inversión que deseo hacer, es de tipo financiero y mi negocio o empresa, genera beneficios recurrentes y no quiero desprenderme de parte de mi tesorería así como ampliar mi círculo de negocio, también es acertado solicitar un préstamo, a ser posible buscar un plazo entre tres y cinco años y tratar de negociar la comisión de cancelación anticipada por si la inversión inicial la recuperara en un tiempo inferior al previsto por el efecto del beneficio generado.
2) Para el acopio de mercancías, es mas interesante solicitar una cuenta de crédito porque según vamos vendiendo nuestro producto, iremos amortizando el límite de crédito y pagaremos menos intereses que mejorarán nuestro margen. Estas operaciones tienen unos plazos normalmente de un año y suelen permitirse hasta tres renovaciones.
3) Si observamos que tenemos una diferencia entre los plazos de pagos a nuestros proveedores y cobros de nuestros clientes, también es mejor opción la de cuenta de crédito, siempre y cuando estas diferencias entre pagos y cobros, no sean permanentes en el tiempo porque nos podemos encontrar que no vamos tener saldo cero en el vencimiento que finaliza la póliza para su liquidación, salvo que nuestro margen de beneficio sea muy amplio y nos permita tener un colchón suficiente para amortizar sin sorpresas y no vernos obligados a convertir esa cuenta de crédito en un préstamo que generará desconfianza a la entidad bancaria y nos forzará a un pago de mayores intereses. Este tipo de operación bien gestionado nos permite una mejora en muestro margen ya que pagamos como he indicado anteriormente por lo que disponemos.
Esta financiación que hacemos a nuestros clientes estará claramente destinada para aquellos que son de total confianza y que no adelantan ningún instrumento de pago(pagares a la orden, efectos comerciales aceptados) a la firma del pedido, incluso a la entrega del mismo. La acción nos obliga a que adelantemos el pago de acopio de material y seguramente los gastos de transformación, por lo que nuestro riesgo es muy elevado y solo compensable si la garantía del cliente es óptima y nuestro margen muy razonable.

La disciplina en la utilización real de la operación solicitada nos puede permitir mejorar nuestro margen de beneficio sobre recursos propios, pero el uso no apropiado que difiere de nuestro planeamiento inicial puede darnos quebraderos de cabeza y no reflejará si acertamos con la petición de la financiación bancaria, porque la opción a nuestro problema pudiera haber sido una aportación de capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>