El Gobierno sube las tasas del ICAC

Así consta en la memoria de impacto económico de la normativa, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que el Ministerio de Economía cifra en casi 6,4 millones de euros los costes por efectivos adicionales, la ejecución del nuevo sistema de control, la vigilancia del mercado de auditoría, la gestión del nuevo sistema y el aumento de la actividad disciplinaria.

En concreto, la incorporación de casi un centenar de nuevos trabajadores que hace falta conllevaría un incremento del gasto anual de 592.600 euros en suministros, 562.200 euros en viajes y dietas, 372.900 euros en estudios y trabajos técnicos para inspeccionar a los auditores y 200.000 euros en contratación de expertos, a los que habría que sumar 230.600 euros en nuevos equipos, 300.000 euros en software y hardware, 126.300 euros en mobiliario.

Más trabajadores

Junto a esto, el incremento de gasto en salarios e indemnizaciones también se vería incrementado en casi 4,2 millones anuales para elevar hasta “un mínimo de 135 trabajadores” la plantilla del ICAC, formada actualmente por 42 efectivos.

Es decir, tendrían que contratarse a 93 nuevos empleados –51 de ellos ya fueron autorizados en la memoria presupuestaria que acompañó al Reglamento de Auditoría– para las nuevas funciones del Instituto (25 trabajadores) y para reforzar las que se ven ampliadas (68 trabajadores).

En concreto, hacen falta tres empleados en la unidad de vigilancia de la evolución del mercado de las auditorías de cuenta de entidades de interés público (EIP), encargados de controlar a 739 auditores; un trabajador para labores de apoyo y consultas al ICAC, y tres para la Unidad de Análisis del Riesgo, que elabora los planes de inspección y los planes de investigación sobre un estudio de riesgos de los auditores en función de su tamaño, estructura o cartera de clientes, entre otros criterios.

Inspecciones y sanciones

Asimismo, se necesitan cuatro empleados para controlar al menos el 2% de las declaraciones presentadas por los auditores y a los posibles auditores que no presenten declaración y otros tres para instruir unos 150 expedientes sancionadores, una “estimación muy moderada” que se prevé aumente “considerablemente” conforme empiecen a realizarse inspecciones y a cruzarse información.

Ante el incremento de las inspecciones al que obliga el proyecto de ley, se estima necesaria una plantilla de al menos 60 trabajadores que realicen 33 inspecciones a 156 entidades auditoras cada año, junto con otras cinco que supervisen la ejecución de los convenios con las corporaciones de entidades no EIP que asumirán la revisión de los 247 auditores de ese tipo.

Igualmente, se necesitan al menos quince empleados para instruir los expedientes sancionadores que se puedan derivar de esas inspecciones e investigaciones. Para investigaciones, se reclama una plantilla de al menos 21 trabajadores repartidos en tres equipos que puedan realizar 21 actuaciones al año.

No obstante, el propio Gobierno advierte en la memoria de que “cualquier variación de la realidad sobre dichas estimaciones implicaría una modificación de los medios necesarios”.

Otras funciones

Para hacer un seguimiento de una “mínima calidad” de la normativa internacional, se cree “conveniente” destinar dos efectivos “con dedicación exclusiva y un alto dominio del inglés” a la unidad de las relaciones internacionales, mientras que la unidad de regulación en materia de auditoría o apoyo jurídico también necesitaría al menos dos trabajadores, para afrontar el incremento de sujetos controlados y el ámbito de análisis, que derivarán en más consultas.

El ICAC también cuenta con una unidad de formación de auditores, que tendría que sumar un par de empleados que atiendan el incremento de las peticiones de dispensa que se prevén por el cambio del sistema universitario y las necesidades de la Unidad de Formación Continuada.

Igualmente, la Unidad de Asesoramiento Contable requiere de un trabajador más y la de Informática tiene que reforzarse con al menos cuatro empleados para mantener al menos la misma proporción con la plantilla que existe actualmente, y que ya resulta “insuficiente”. En Administración tendría que contratarse a dos personas y en dirección, a cinco responsables de coordinar todas las funciones.

Financiación por tasas

Para financiar estas nuevas funciones del Instituto, el Gobierno ha incluido en el proyecto de ley una modificación de la Tasa de control y supervisión de la actividad de cuentas, que en 2016 será de 123,40 euros por informe emitido sobre una entidad no EIP, de 246,90 euros si es una no EIP y los honorarios facturados superan los 30.000 euros o si es una EIP; y de 493,80 euros para EIP que hayan pagado más de 30.000 euros en horarios por la auditoría.

No obstante, esta tasa se incrementará de manera progresiva entre 2017 y 2020, con el objetivo de obtener una financiación de 4,84 millones de euros adicional a lo que ya estaba previsto recaudar. De este modo, en 2015 se prevé ingresar 8,41 millones por esta vía, que rozarán los 9 millones en el próximo ejercicio, superará los 10,4 millones en 2017 y se elevará hasta 15,12 millones en 2020.

Igualmente, se crea una nueva tasa por la expedición de certificados o documentos a instancia de parte y por las inscripciones y anotaciones en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC). En concreto, se pagarán 75 euros por inscripciones de auditores en el Registro, cambios de situación o modificaciones de datos; 100 euros por inscribir sociedades más 48 euros por cada consejero o administrador dado de alta; y 24 euros por la emisión de certificados.

Con estas cifras, el Gobierno estima unos ingresos anuales de 148.150 euros, lo que quedaría por debajo de los costes de personal, que se terminarían de cubrir con la inejecución presupuestaria del Instituto.

En cualquier caso, “el ritmo de crecimiento de los gastos estará acompasado con el ritmo de incremento de los ingresos”, de modo que al final del ciclo el ICAC siga autofinanciándose sin necesidad de transferencias del Estado.

Esta progresión será posible porque las revisiones de auditorías no se tienen que llevar a cabo en todos los ejercicios, sino con frecuencias diferentes en función del tamaño de la entidad –de tres a seis años–, por lo que el personal no debe incorporarse simultáneamente sino a razón de una veintena por ejercicio. Además, las obras para acoger al personal en un mismo edificio se llevarán a cabo a lo largo de dos años.

Cargas administrativas

De este modo, los auditores de cuentas y sociedades auditoría (22.186 en el año 2013) verán incrementadas las cargas administrativas en 278.124 euros al año, fruto de la inclusión de nueva información en el informe de transparencia, de la obligación de llevar registros, del coste del concurso co-auditoría para EIPs y de la nueva obligación de comunicar ceses de auditores.

No obstante, se verán beneficiados de una reducción de costes gracias a la posibilidad de efectuar los trámites por vía telemática, que conllevará un ahorro de 135 euros en las solicitudes de inscripción, de otros tantos en las bajas en el registro, y de 75 euros en la solicitud de certificados.

En cualquier caso, el Gobierno confía en que esta ley tenga un “impacto neto positivo” sobre la economía y que estos costes se vena “compensados con una mayor calidad de las auditorías” y, por ende, con una “mejor información económico-financiera” que se utiliza para tomar decisiones sobre los mercados, contribuyendo así a una mayor eficiencia del sector financiero y empresarial.

El Ibex 35 se contagia del creciente pesimismo sobre el Eurogrupo

Las expectativas de que se alcance hoy un acuerdo sobre Grecia se desinflan y los inversores recogen parte de los beneficios acumulados en las últimas sesiones. El Ibex, el más bajista entre los grandes índices europeos, se aleja de los 11.000 puntos y el euro cede terreno hasta los 1,13 dólares.
Los inversores extreman la cautela en una jornada, además, de vencimiento de futuros y opciones. El Eurogrupo celebra una reunión extraordinaria en el último día fijado en el plazo otorgado a Grecia para alcanzar un acuerdo. Los avances logrados en las conversaciones de ayer quedaron empañados por el rechazo de Alemania a las propuestas del Gobierno griego. De ahí que en la sesión de hoy los mercados permanezcan alerta ante cualquier noticia, filtración o rumor sobre el curso de las negociaciones. Fuentes del Gobierno de Atenas sostienen que ya tiene cerrado un 80% del acuerdo, por lo que hoy aún resta por negociar otro 20%. Desde el Eurogrupo temen que sea necesaria otra reunión para concretar el acuerdo, y la prensa alemana añade más tensión al asegurar que el BCE se está preparando para una eventual salida de Grecia de la eurozona. Salvo sorpresa mayúscula, la reunión del Eurogrupo se va a prolongar mucho más allá del cierre de los mercados europeos.
Grecia deja en un segundo plano los datos macro de la jornada, centrados en el índice PMI manufacturero en Europa y EEUU. Las bolsas europeas abandonan el signo plano inicial y los inversores recogen parte de los beneficios acumulados en las últimas sesiones, con varios índices en zona de máximos. El Dax alemán, que ha marcado hoy un nuevo récord intradía en 11.082 puntos, consigue no alejarse del 11.000. Fuera de la zona euro, el Ftse británico roza sus máximos, en el entorno de los 6.900 puntos. En el plano corporativo, la mejora en los resultados de Danone pierden brillo por sus previsiones más modestas para 2015. Sus títulos suman un 0,8%. Telecom Italia ha anunciado el descenso tanto en sus ingresos como en su beneficio operativo de 2014. Las acciones de la operadora ceden un 0,9%.
La Bolsa española, el índice más bajista entre los grandes del Viejo Continente, aplaza la conquista de la barrera de los 11.000 puntos. El selectivo español reduce en la última jornada de la semana su colchón respecto a los 10.739 puntos con los que cerró el viernes pasado. Sin resultados destacados en el Ibex, la recogida de beneficios se generaliza entre los inversores. En el sector bancario, CaixaBank, el peor valor del Ibex en 2015, vuelve a destacar en las caídas. Moody’s puso ayer su ráting en revisión para una posible rebaja a raíz de la opa lanzada sobre BPI. Además, los analistas de Citigroup han retirado a la entidad catalana de su lista de valores europeos favoritos. En su lugar incluyen a ING. Las acciones de CaixaBank caen un 2,8%. Grandes valores como Santander (-2,2%) e Inditex (-2%) colaboran en los recortes tras sus rallys. También sucumben a las ventas BBVA (-1,4%) y Repsol (-1,2%). En terreno positivo destaca BME, que suma casi un 2%, así como Bankinter y Sabadell.
Wall Street también se mantiene muy atento a lo que suceda hoy entre Grecia y el Eurogrupo. Los inversores se muestran cautos y se dejan llevar por las ventas, aunque suaves en sus tres principales índices.
La tensión previa al Eurogrupo atenaza los ajustes de carteras en los mercados de divisas y deuda pública. El euro se repliega desde los 1,14 dólares de jornadas anteriores hasta los 1,13, y alcanza mínimos de siete años frente a la libra británica. En la deuda pública, el interés exigido al bono español a diez años se enfría al 1,5%, mientras que la prima de riesgo se mantiene estable en el entorno de los 117 puntos básicos en los que cerró ayer. Esta tarde Moody’s podría anunciar una mejora del ráting de España. Entre las commodities, la jornada de hoy pone freno al correctivo que sufrió ayer el petróleo. El barril de Brent recupera los 60 dólares, y el West Texas ronda los 50 dólares

El euro se desinfla a mínimos de siete años frente a la libra británica

Las tensiones en el Eurogrupo pasan factura a la divisa comunitaria. El euro se desinfla por debajo incluso de los 1,13 dólares, y cae a mínimos de siete años frente a la libra británica.
el euro cae a mínimos de siete años frente a la libra
El euro deja de lado los 1,14 dólares habituales en jornadas anteriores, y se desinfla por debajo incluso del umbral de los 1,13. Pero las caídas no se limitan a su cruce con el dólar.
La divisa comunitaria alcanza nuevos mínimos de siete años respecto a la libra británica. En su descenso, el euro baja hasta los 73,4 peniques.
La cuenta atrás para la inminente puesta en marcha del multimillonario programa de compra de deuda del BCE se produce en medio de la tensión derivada del fin del ultimátum dado a Grecia para lograr un acuerdo que garantice su financiación.
Los progresos de las últimas jornadas han alejado la opción de una eventual salida de Grecia del euro. Pero las negociaciones han aflorado las diferencias existentes en el seno del Eurogrupo.
Inflación próxima al 3%
A diferencia del euro, lastrado por unas tasas negativas de inflación, la libra hace frente a las presiones inflacionistas. La semana pasada el Banco de Inglaterra avanzó la posibilidad de que el IPC en Reino Unido alcanzara incluso el 3% a finales el año.
En sus pronósticos, la institución monetaria de Reino Unido baraja la posibilidad de que la inflación no logre ajustarse al objetivo del 2% hasta el comienzo de 2016.

IRPF por Comunidades Autónomas

Cuánto pagarás con el nuevo IRPF según la comunidad donde vivas

Las comunidades autónomas encaran el sprint final de los anuncios de rebajas del IRPF de cara a 2015, año electoral.

IRPF por Comunidades Autónomas
IRPF por Comunidades Autónomas

La última, Madrid, que avanzó el pasado jueves que va a bajar otra vez el Impuesto sobre la Renta mediante la creación de un nuevo tipo mínimo del 9,5% –del 19,5% si se cuenta el tramo estatal– con lo que vuelve al podio del ránking de las autonomías con la fiscalidad más reducida, que ahora comparte para rentas bajas con Baleares, Cantabria, Asturias y Castilla-La Mancha. Desde el pasado septiembre, Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Cantabria, Baleares, Aragón, Murcia, Canarias, Asturias y Madrid han hecho públicos sus planes de reducir el IRPF en 2015.

Sigue leyendo